Por su nombre, pocos lo conocerán, tal vez sólo su familia. Pero si hablamos de “El Tata Afila” no hay serenense que no sepa quien es.

Osvaldo Espejo tiene 78 años y desde hace más de 20 trabaja afilando cuchillos, tijeras y lo que su clientela le pida. En su bicicleta recorre las poblaciones y el centro de La Serena, avisando su llegada con un silvato.

Hace unos años recibió la medalla de la ciudad de La Serena como personaje ilustre, pero semanas atrás pasó a ser conocido en todo el país. Esto luego de que el excéntrico empresario Leonardo Farkas lo premiara con cinco millones de pesos, reconociéndolo como uno de los mejores trabajadores del país.

Recibió su premio, lo guardó y hoy, sigue recorriendo las calles de la capital de la Región de Coquimbo con una alegría y sencillez admirable.

EL MURAL, una nueva apuesta audiovisual
"Falucho y Peró", dos décadas de una historieta regional

Comentarios